Tal y como ser preveía, la cumbre del G-20 en Seúl ha concluido hoy sin fijar medidas concretas contra los principales problemas que frenan la salida de la crisis, como la «guerra de las divisas» y los desequilibrios comerciales.

Según recoge la declaración conjunta del encuentro, los países más industrializados y las potencias emergentes se han comprometido en la solución de ambos conflictos, pero no se han puesto de acuerdo en las medidas a tomar.

Tal y como anticipaba el borrador adelantado por ABC, el comunicado final de la cumbre apuesta por avanzar «hacia tipos de cambios más determinados...

* * *
Program
The opinions expressed in this article/multimedia are those of the author(s) and do not necessarily reflect the views of CIGI or its Board of Directors.